Mandato de la Junta

La responsabilidad de la Junta es supervisar a los gerentes ejecutivos del negocio y los asuntos de la Compañía, y actuar con una visión orientada a los intereses de la Compañía y sus accionistas.

En el cumplimiento de responsabilidades, la Junta monitorea y revisa directamente, o a través de los diversos comités, los resultados de operaciones de la Compañía, los planes corporativos importantes y las iniciativas de negocio. Esto incluye el desarrollo e implementación del plan de negocio, los controles financieros internos, planes estratégicos, adquisiciones importantes y desinversiones, políticas de comunicación pública, y reclutamiento de gerencia sénior en la Compañía, evaluación y planes de sucesión.

La Junta también es responsable de verificar su tamaño y composición, así como la compensación que paga a sus miembros, para garantizar que la Junta puede cumplir con sus obligaciones de manera efectiva y que se compensa de manera adecuada a sus miembros por asumir los riesgos y llevar a cabo las responsabilidades de sus puestos.

La Junta considera, como política general, que la gerencia sénior debería expresarse en representación de la Compañía en las comunicaciones con los accionistas, la comunidad de inversión y otros accionistas. La Junta revisa y aprueba regularmente los programas de relaciones comunitarias e inversionistas.